<img height="1" width="1" src="https://www.facebook.com/tr?id=342978192771959&amp;ev=PageView &amp;noscript=1">
FeatImg

Mitos y realidades de estudiar y trabajar al mismo tiempo

Educacion Laboral

Hay historias que se escriben con esfuerzo. También, hay otras que se escriben con un título universitario en la mano. Y aunque en muchas ocasiones es un poco complicado combinar trabajo y estudio, hoy muchas personas tienen la posibilidad de elegir entre carreras universitarias que les permitan hacerlo.

Esta nueva forma de educación responde a las necesidades que cientos de profesionistas venían externando desde hace varios años: tener la posibilidad de acceder a carreras profesionales sin descuidar la parte laboral. También, poner en práctica, de manera inmediata, lo aprendido en un salón de clases.

¿Las razones? Varias, pero una muy poderosa: poder aspirar a un mejor puesto laboral que ayude a incrementar el ingreso salarial familiar. Claro, sin dejar de lado el ejemplo que se le pone a hijos, primos, tíos, incluso hermanos y padres. 

Tirando mitos, construyendo realidades

La realidad es que pocas universidades en México, de carácter público, ofrecen integralmente una educación que permita realizar de manera paralela ambas actividades.

Ante esto, las universidades privadas comenzaron a ofrecer un tipo de educación dirigida para personas que tuvieron que adentrarse a una temprana edad a la vida laboral. Por eso, nos dimos a la tarea de desvelar algunos mitos sobre una educación que cambia vidas y mejora realidades. Su nombre: licenciaturas ejecutivas, un modelo educativo donde el alumno elige sus horarios para que esto son interfieran con su trabajo.

Mito 1: Si trabajas, no puedes estudiar una carrera profesional

Las licenciaturas ejecutivas están diseñadas para que una persona que dejó sus estudios truncos pueda retomarlos y elegir entre ciertos tipos de carreras que se adecuen a sus necesidades. Por supuesto, sin dejar su trabajo. Para este tipo de estudiantes suele ser menos compleja la elección, porque ya tienen experiencia laboral y lo que requieren es complementarla con teoría que luego llevarán a la práctica. 

Por ejemplo, es muy común encontrar puestos de auxiliar contable o administrativo. También, que los que ocupan estos trabajos no cuenten con un título profesional. Ante esto, una licenciatura ejecutiva en administración de empresas o contabilidad financiera podría convertirse en su mejor aliada para dejar de ser auxiliar y ocupar un cargo más alto dentro de la empresa donde labore. Lo mejor de todo es que, en cuestión de tiempos, este tipo de carreras universitarias se adaptan a las necesidades de horario del estudiante.

Mito 2: Si tengo prepa o universidad trunca, nunca podré volver a la escuela 

No hay nada más falso que eso. Hoy en día es posible estudiar distintas carreras universitarias en un esquema que te permita:

  1. Seguir trabajando
  2. Disfrutar a tu familia
  3. Continuar con tus proyectos personales

Tal vez la pregunta ya no sea cómo elegir carrera, sino buscar las carreras mejor pagadas y enfocar la atención hacia ellas. Esto, ya que al estar en un ambiente laboral se conocen de cerca las necesidades financieras que se tienen como persona y como familia.

Pero para todo mito hay una realidad…

Realidad 1: Cerrar ciclos te quita pendientes y te ayuda a crecer

Actualmente, estudiar una carrera universitaria ha dejado de ser un imposible para miles de personas que, por alguna circunstancia, tuvieron que abandonar la universidad o, que no tuvieron la posibilidad de inscribirse en una.

Hoy, la educación en México, a nivel universitario, está cambiando y poco a poco los modelos flexibles, como el que permite estudiar y trabajar al mismo tiempo, van ganando terreno. Esto, sin duda, también responde a las exigencias de las empresas para contar con personal más capacitado y con la preparación académica necesaria para responder a las exigencias vertiginosas del mercado.

Para este tipo de estudiantes, quizá el test vocacional más acertado sea el hacer un recuento de todas las veces que pensaron que por tener un trabajo de tiempo completo nunca tendrían la oportunidad de iniciar, o retomar, sus estudios universitarios.

Sin duda, el estudiante que estudia y trabaja, más allá de pensar en cómo elegir una carrera, en todo momento tiene claro que hacer un pequeño esfuerzo al término de su día de trabajo traerá grandes recompensas en el corto, mediano y largo plazos.

ESTUDIA UNA LICENCIATURA MIENTRAS TRABAJAS

SHARE

DEJA UN COMENTARIO

CATEGORÍAS

Quiero recibir más información en mi correo

RELACIONADOS