<img height="1" width="1" src="https://www.facebook.com/tr?id=342978192771959&amp;ev=PageView &amp;noscript=1">
FeatImg

Nunca es tarde (para estudiar)

Educacion

A lo largo de nuestras vidas pasamos años preparándonos para el mercado laboral. Aun así, son pocas las personas que una vez que se integran a esta etapa, continúan estudiando. Esto puede considerarse común, ya que en la mayoría los casos adquieren nuevas responsabilidades y el ingreso mensual se convierte en algo indispensable para cubrir las mismas.

70% de las personas no estudian lo que les apasiona

Aunque parezca mentira, más del 70% de las personas no estudian lo que realmente les apasiona, sino que optan por la opción más viable económicamente. Por ello no es de extrañar que al final del día se pregunten ¿por qué no estudié lo que de verdad quería? Pues nunca es tarde para retomar el lindo hábito de aprender y superarse.

Sabemos que estudiar trae muchos beneficios directamente asociados a la parte académica y social, pero también nacen temores y hasta se generan fobias por el miedo a atreverse.

Esto es completamente entendible, ya que existe el miedo a haber “perdido” la capacidad de aprender o la “agilidad mental”. Esta afirmación está muy alejada de la realidad, pues los neuropsicólogos afirman que “si bien la memoria puede fallar, la dinámica cerebral se incrementa con los años, por lo que se posee una mejor capacidad de análisis y de resolución de problemas”.

Comprende más rápido y mejor

El estudiante adulto tiene una ventaja cognitiva: asimila y comprende más rápido y mucho mejor la información abstracta que abunda en los estudios universitarios. Por lo mismo, incorpora con mayor eficacia las técnicas de estudio de alto rendimiento.

También tiene mejor tolerancia ante la frustración y a diferencia de cuando somos adolescentes o veinteañeros, no le es tan complicado asumir críticas, malas notas o resultados derivados de sus decisiones, dado que asume sus fortalezas y debilidades distinto: aprende a sacar partido de las primeras y a trabajar sobre las segundas.

Las experiencias vitales también ayudan. Haber estado en diversos escenarios puede ser un punto de apoyo para comprender y aplicar la información que se aprende en la universidad.

Estudiar por placer incrementa tus oportunidades de crecimiento profesional

Estudiar por placer puede ser realmente positivo. No solo te permitirá ampliar tu círculo social y hacer networking, sino que además te mantendrá al día en temas de actualidad, como la tecnología, procedimientos y metodologías.

Adicionalmente, te contagiará de la vitalidad y el entusiasmo que supone enfrentarse al reto de adquirir nuevos conocimientos.

También incrementará tus oportunidades de crecimiento profesional. Contar con un título universitario, no solo te ayudará a desempeñarte mejor en tu puesto de trabajo, sino que también podría ser un factor valorable para escalar profesionalmente. Igualmente, está demostrado que quienes cuentan con un grado académico tienen mayores ingresos y están, además, a un paso previo para seguir con sus cursos de especialización y posgrado.

Nunca es tarde para aprender ni para alcanzar tus sueños, tengas 40, 50 y hasta 60 años de edad siempre conseguirás buenas experiencias y cosecharás frutos.

Los Egresados UIN que trabajan actualmente, declaran haber incrementado su ingreso 40% sobre su primer sueldo.
Estudio de Egresados UIN, Egresados Ocupados, Agencia Acertiva, marzo 2018

 ¿CÓMO PUEDEN MEJORAR TUS APTITUDES CON UNA MAESTRÍA?

 

SHARE

DEJA UN COMENTARIO

CATEGORÍAS

Quiero recibir más información en mi correo

RELACIONADOS