<img height="1" width="1" src="https://www.facebook.com/tr?id=342978192771959&amp;ev=PageView &amp;noscript=1">
FeatImg

El ingreso a la universidad: ¿qué hacer si no entraste a la carrera que querías?

Educacion

Una vez que tenemos los resultados del examen de admisión en la mano se cierra una etapa estresante pero al mismo tiempo, se abre otra. Quizás obtuviste las calificaciones deseadas, el examen está aprobado y en consecuencia ya tienes una carrera y una universidad que te espera, pero, ¿era realmente lo que querías? O en su defecto, ¿tienes una calificación tan buena que se te abren nuevas opciones y ahora no sabes qué escoger? No entres en pánico ni te decepciones, existen una extensa cantidad de ofertas, opciones y para algunos incluso un plan B para saber qué carrera quiero estudiar. 

Evaluemos el primer posible escenario… empecemos por el principio:

Obtuviste un excelente puntaje y ahora no sabes qué estudiar

En este caso te recomendamos irte por la carrera que te despierte más interés, la que te llene de ganas de estudiar, de saber más y más importante aún, vete por la carrera que te hizo presentar el examen de admisión y la culpable de que dieras inicio a toda esta la etapa académica. Asimismo, tomando en cuenta el factor económico, es importante que exista un equilibrio entre tu capacidad de pago y lo que cuesta la universidad. Adicionalmente, no descartes la posibilidad de aplicar por una beca, suelen exigir un poco más de esfuerzo físico, ya que debes compensar con actividades físicas (como por ejemplo una beca por deporte) o mayor rendimiento académico, lo que en verdad no está nada mal, el mayor beneficiado eres tú. 

Adicionalmente, indaga sobre otras posibilidades y realidades a las cuales te puedes enfrentar, por ejemplo:

Quedaste, pero no en lo que querías

Si no quedaste en la institución querías no debes dejar que te gane el desanimo. Conserva las ganas de estudiar y ve el panorama como una oportunidad para seguir por otro camino que no necesariamente es distinto del que te planteaste en un principio.

Sin embargo, investiga qué otras universidades dan la carrera que te apasiona y piensa que, en pocos años, podrías retomar el plan inicial y en este caso, con más experiencia.

Velo todo como “un paso más”, adelante que sí se puede avanzar en paralelo. De hecho, en muchos de estos casos, son más altas las posibilidades de un desenlace exitoso, que de un fracaso académico. Esto debido a que ya vienes con la experiencia y un año de ventaja en conocimientos y aprendizaje, lo que sin duda alguna te ayudará una vez que inicies tu nueva carrera.

¿Volverlo a intentar el próximo año?

Hay un tercer escenario, que solo lo ponemos sobre la mesa y es todavía una opción: prepararte mejor para la prueba, hacerla de nuevo el año entrante y apegarte al plan inicial. Es igualmente válido y solo te toma un año pero toma en cuenta los inconvenientes: 

  • Habrás dejado de estudiar durante todo un año: si estando en clases no lograste acumular los puntos para la carrera que querías ser ligeramente más complicado que lo logres si dejaste de estudiar este tiempo 
  • Hacer cursos de ingreso especializados: aunque existen excelentes cursos de ingreso a launiversidad enfocados en el examen de admisión algunos pueden ser muy básicos. Por otra parte, sé honesto contigo mismo, ¿vas a enfocarte todo un año en prepararte para un solo examen?
  • Perderás el ritmo: si la mayoría de tus amigos continúan con su educación universitaria y tú decides postergarla un año, no solo te aburrirás a los pocos meses, si no que será más complicado retomar tus estudios en un tiempo. 
  • Te graduarás con generaciones más jóvenes: un problema en México es que la mayoría de los primeros empleos te piden cierta edad con cierta experiencia. Al salir al campo laboral tendrás que competir con colegas más jóvenes mientras tus amigos tendrán ya 1 o 2 años de experiencia más que tú al salir. 

Si tienes muchas opciones y no sabes cuál tomar, siempre es recomendable hacer las cosas con calma y estudiar algo que combine vocación y tenga un buen campo laboral. No dejes que la opinión de terceros afecte de manera definitiva tu decisión. Al final del día eres tú quién estará en el salón de clases, eres tú quien se verá inmerso en un mercado laboral referente a tus estudios y eres tú quien se va a ver día a día en ese lugar.

Y tú, ¿ya decidiste qué estudiar?

DESCARGA LA GUÍA: PLAN DE VIDA Y CARRERA

SHARE

DEJA UN COMENTARIO

CATEGORÍAS

Quiero recibir más información en mi correo

RELACIONADOS