<img height="1" width="1" src="https://www.facebook.com/tr?id=342978192771959&amp;ev=PageView &amp;noscript=1">
FeatImg

Estudiar y ______

Se escucha mucho sobre estudiar y trabajar. Pero la verdad es que hay una gran variedad de actividades que puedes hacer para aprovechar el tiempo que te brinda tener horarios flexibles en tu universidad.

Aprender un idioma

Blog4_UIN_Interior2

Ésta probablemente será de las recomendaciones que más escuches. Pero no dejes de tomarla en consideración sólo porque ya te suena demasiado “quemada”. La realidad es que saber hablar otro idioma sí te abre las puertas del mundo.

La segunda lengua por aprender, de base, siempre es el inglés. Este idioma es muy útil en muchísimos ámbitos. Además de ayudarte a entender una muy buena porción de contenido mediático, dominar el inglés amplía tu abanico de posibilidades laborales. Sin embargo, pese a que este idioma sigue siendo el líder, considera que existen muchos otros que podrían resultarte más atractivos y/o beneficiosos.

¿Por qué no darle una oportunidad al japonés, por ejemplo? Es una lengua fácil de pronunciar para los hispanohablantes. Sumado a eso, vas a ejercitar y entretener mucho a tu cerebro aprendiendo silabarios y kanjis. ¿O qué tal que le quitas lo intimidante al alemán aprendiendo lo que significan esas palabras que a veces se escuchan como ladridos?

Lo cierto es que, sea cual sea el idioma que elijas, agradecerás estar en un modelo educativo que te permite tener tiempo para ir a clases y practicar.

Tomar cursosBlog4_UIN_Interior3

Tal vez no te interese aprender un idioma, pero sí tomar clases de algo más. ¡Ahora es cuando! Tú eliges si quieres cursos puramente recreativos o si prefieres invertir en clases complementarias. Recuerda que la Universidad te da las bases y las guías de lo que necesitas saber. Pero depende del alumno profundizar y seguir buscando. Una persona exitosa debe tener una curiosidad insaciable y mucha iniciativa.

Hay una gran variedad de cursos que podrían ayudarte en el campo laboral. Igualmente, puedes aprovechar que vivimos en una era altamente tecnológica en la cual es posible encontrar casi cualquier tipo de curso en línea. 

Si no sabes de qué tomar clases, siempre puedes acercarte a uno de tus profesores para pedirles consejo. Seguramente te darán muy buen ­insight  sobre qué clase de habilidades blandas se requieren en tu línea profesional.

Emprender un negocioBlog4_UIN_Interior1

Técnicamente esto podría verse como estudiar y trabajar, pero tiene un giro: eres tu propio jefe. Si has descubierto un nicho de oportunidad –un problema que requiere solución– y crees tener una propuesta innovadora, ¿por qué no probar?  

Además, estando en la Universidad tienes la oportunidad de consultar a maestros, realizar encuestas, hacer pruebas y pedir opiniones. Esta etapa de tu vida es perfecta para ensayar para el mundo real sin tener tanto que perder. Tal vez te suene imposible –y, ciertamente, nadie te va a entregar el éxito en charola de plata– pero imagina cuán satisfactorio se sentiría graduarte y ya tener un negocio propio.

Hacer voluntariadosBlog4_UIN_Interior5

Bien dicen que ayudando a otros te ayudas a ti. Esto no podría ser más cierto en el caso de los voluntariados. Al hacer este tipo de labor, te sales un poco de ti: de tu mundo, de tu cabeza, de tus necesidades… ¡Y vaya que es un gran respiro! Además, te ayuda para ser más agradecido por todo lo que sí tienes en lugar de enfocarte en lo que careces. Con esta nueva perspectiva, puedes ver tu vida de una manera distinta; no sólo tu presente, sino también tu futuro y tus áreas de oportunidad.

En un sentido más aterrizado y utilitario, hacer voluntariados podría ayudarte en el ámbito profesional.  Podrás incluir tu labor social en tu CV –aspecto que los empleadores aprecian grandemente–, y piensa en todas las conexiones que podrás hacer. Nunca sabes en dónde podrías encontrar tu siguiente gran oportunidad laboral.

Ponerte retos personalesBlog4_UIN_Interior4

Por último, pero no menos importante, está la opción de hacer las cosas a tu manera. Tienes todo este tiempo para hacer de él lo que tú quieras, sólo asegúrate de no desperdiciarlo durmiendo o viendo series. Se vale consentirse, pero no pierdas perspectiva: estás en una etapa en la que cada segundo cuenta.

Tal vez no te gusta ninguna de las ideas previamente sugeridas. Es posible que quieras algo menos “cuadrado” para poder sentirte más libre. El único consejo para este camino en particular sería éste: ponte metas específicas y comprométete a cumplirlas. Ya sea que quieres acabar de leer un libro cada semana o bajar de peso antes de determinada fecha, organízate y calendariza actividades como si fuesen para la universidad.

A veces nos cuesta menos cumplir con compromisos que tenemos con otras personas. En lo que te acostumbras a darle seguimiento a tus metas personales, puedes pedirle ayuda a algún familiar o amigo para que ejerza un poco de presión sobre ti. Sólo lo suficiente para que te dé ese pequeño empujoncito para recargar tus ánimos.

 

Recuerda que la definición del éxito es sumamente personal. No hay nadie mejor que tú para establecer qué te conviene más. Nosotros te damos algunas sugerencias. Pero, sea cual sea la opción que elijas, mientras estés haciendo algo de manera activa, puedes estar seguro de que estarás aprovechando esta etapa de tu vida.  

 

Descargar la Guía Lic. Ejecutivas 

SHARE

DEJA UN COMENTARIO

CATEGORÍAS

Quiero recibir más información en mi correo

RELACIONADOS