<img height="1" width="1" src="https://www.facebook.com/tr?id=342978192771959&amp;ev=PageView &amp;noscript=1">
FeatImg

10 tips para lidiar con el estrés y la ansiedad

Salud

 

¿La presión de la escuela o del trabajo está acabando contigo? No permitas que los compromisos del día a día afecten tu salud ni tu estabilidad emocional. Con estos tips podrás manejar el estrés y la ansiedad.

  1. Aprende a identificar los detonadores de estrés

En lugar de andar por la vida con el piloto automático, tómate el tiempo para reconocer los momentos o situaciones que te provocan algún tipo de malestar. Realiza un ejercicio de autoconocimiento y consciencia para identificar tus fuentes de estrés. Una vez que los puedas reconocer, será más fácil tomar medidas para que no te afecten tanto o, en medida de lo posible, podrás evitarlos. 

  1. Haz ejercicio

Aunque parezca trillado, el ejercicio en verdad ayuda a disminuir el estrés. Las hormonas que se liberan al realizar actividades físicas contrarrestan el efecto del cortisol y ayudan a mantener un estado de bienestar por más tiempo. Con el simple hecho de caminar durante 15 minutos, la mente se despeja –siempre y cuando no vayas teniendo peleas mentales o rumiando un tema estresante, por supuesto– y los niveles de estrés bajan. 

Estres_Ejercicio

  1. Dedica tiempo a actividades que disfrutes

No dejes que los horarios apretados ni tus cientos de compromisos te impidan hacer las cosas que a ti te gustan. Así como programas tus citas, agenda por lo menos una vez a la semana una hora para leer, ir al cine, pintar, hacer yoga, etc. De igual manera, intenta realizar actividades cotidianas con un poco más de conciencia e intención. Si tienes que pasar una hora en el tráfico para llegar a tu trabajo, crea una lista de reproducción que haga el trayecto más llevadero. 

  1. Come saludablemente

Aléjate de la comida rápida, los alimentos chatarra y cualquier cosa que aporte pocos nutrientes a tu organismo. Aunque se te antoje muchísimo una dona con chocolate, lo mejor es que comas una pieza de fruta con yogurt o algún tipo de proteína. Un punto curioso sobre la comida chatarra es que el cerebro se va acostumbrando al placer que causa, por lo que si antes comerte una bolsa de papas fritas te traía inmensa alegría, después no sentirás lo mismo y necesitarás más para poder satisfacer tu antojo. (Si suena al mismo proceso que ocurre con las drogas es porque, de muchas maneras, lo es. La comida procesada y altamente azucarada puede llegar a ser altamente peligrosa.) 

Estres_Comida

  1. Establece tus límites y prioridades

Esto es muy sencillo: define qué puedes tolerar y qué definitivamente no. Deja de preocuparte por las cosas insignificantes y enfócate en aquello que realmente importa. Establecer límites tanto contigo como con los demás, te ayudará a evitar situaciones estresantes. De la misma manera, priorizar correctamente te garantizará estar enfocando tu energía en cosas que son importantes para ti y te dará esa sensación de productividad que ayuda a combatir la ansiedad. 

  1. Di "no" más seguido

Esto viene de la mano con el punto anterior. Si siempre estás tratando de quedar bien con todos, tarde o temprano terminarás explotando. No tiene nada de malo negarse de vez en cuando a ayudar a los demás. Lo importante es que tú estés bien y para eso debes conocer tus propios límites sobre qué tanto eres capaz de cargar. 

  1. No te olvides de tu familia y amigos

Reserva tiempo para pasar con tu familia y amigos. Por más ocupado que estés, es necesario que dediques tiempo a tus seres queridos. Estos momentos te ayudarán a desahogarte, distraerte y a retomar la perspectiva de lo que realmente importa. Es de las mejores maneras de recargar tus baterías. Ni siquiera tienen que salir para que este consejo funcione. Con tomarse una taza de café o ver una película juntos podrás sentir cómo se va de ti algo del peso sobre tus hombros. 

Estres_Gente-1

  1. Aléjate de los pensamientos cíclicos

Cuando empieces a pensar en escenarios hipotéticos o situaciones negativas, ¡detente! Corta el tren de pensamientos y mejor sal a caminar, ponte a leer o medita. El estrés tiende mucho a crear círculos viciosos: practica mindfulness y no caigas en ellos. Este punto va de la mano con el primero de la lista y se requiere un grado de conciencia y responsabilidad propia muy alto, pero con resultados inmensamente satisfactorios. 

  1. Cuida tu higiene del sueño

Suena muy raro el término, pero tiene todo el sentido llamarle así. Dormir mínimo 7 horas corridas diario no es suficiente si la calidad de tu sueño es pobre. Es altamente recomendable tener una rutina para antes de dormir que vaya relajando al cerebro y desconectándolo de los sucesos del día. Con que te dediques 15 minutos a lavarte la cara y los dientes y te acuestes a dormir –¡nada de ver el celular hasta quedarte dormido!– notarás una diferencia en tu sueño. Practicar respiraciones o incluso meditaciones cortas también mejorará la calidad de tu descanso. 

  1. Busca a un especialista

Si ves que los periodos de estrés se prolongan y, a pesar de tomar medidas, ves que las cosas no mejoran, acércate a un profesional de la salud mental. Los psicólogos y terapeutas están capacitados para ayudarte a manejar mejor el estrés y la ansiedad. 

No subestimes los efectos del estrés en tu vida. Si te sientes muy presionado, comienza a hacer cambios desde hoy. No esperes a sufrir estragos en tu salud.

 

QUIERO CONOCER MÁS SOBRE LA LICENCIATURA EN PSICOLOGÍA

SHARE

DEJA UN COMENTARIO

CATEGORÍAS

Quiero recibir más información en mi correo

RELACIONADOS